¿Cuándo estás obligado a presentar el Modelo 720?

Si eres residente fiscal en España, es decir, has residido más de 183 días seguidos durante un año natural, deberás informar a la Hacienda Española sobre tus bienes y derechos sitos en el extranjero.

Los residentes fiscales en España deben hacer una declaración informativa de su patrimonio fuera del país utilizando el Modelo 720. Desde Pellicer & Heredia resolvemos tus dudas con respecto a esta gestión.

¿Cuándo sé que tengo que declarar estos bienes y derechos?

Aclarado el detalle de la residencia fiscal en España, deberán presentar este modelo informativo todos aquellos que tengan en su poder al menos 50.000 euros en cualquiera de estos tres bloques de bienes para los que está enfocada esta declaración informativa: 

  • Cuentas en entidades financieras situadas en el extranjero.
  • Valores, derechos, seguros y rentas depositados, gestionados u obtenidos en el extranjero.
  • Bienes inmuebles y derechos sobres bienes inmuebles situados en el extranjero.

¿Y únicamente se restringe a aquellas cuentas, propiedades o derechos de los que soy titular único?

La normativa española estipula que, en el momento que un residente en España es titular o autorizado de una o más cuentas corrientes sitas en el extranjero, por las cuales, tanto de manera individual o en su totalidad, se alcance la cantidad de 50.000 euros, es indiferente que existan más titulares en dichas cuentas o bienes: se deberá informar el saldo a 31 de diciembre, sin limitarse al porcentaje de titularidad del declarante.

¿Debo presentar un modelo 720 por cada tipo de bien?

Las tres obligaciones de información, si bien constituyen una obligación de información diferente, se declaran a través del mismo modelo, informando de todos los bienes y derechos respecto a los que exista obligación de informar.

¿Qué principales consecuencias hay en caso de no presentar en plazo el modelo informativo?

Es importante diferenciar si existió requerimiento previo o si, por el contrario, se promovió una regularización extemporánea de su situación (presentación fuera de plazo).

  • Las sanciones por la presentación fuera de plazo del modelo 720, pero sin requerimiento previo por la Administración, tienen carácter reducido, aplicándose recargos mínimos estipulados por ley.
  • De otro lado, en caso de recibir un requerimiento por parte de la Administración, las multas ascenderán a los 5.000 euros por dato no declarado, con un mínimo de 10.000 euros.

En este último caso cabe añadir que, además, por la falta de presentación será sancionado con una cuantiosa sanción que implica el 150% de la cuota íntegra cuando el declarante no pueda acreditar que los bienes o derechos objeto de declaración proceden de rentas declaradas u obtenidas en periodos impositivos en los que no era contribuyente del impuesto de la renta de las personas físicas (IRPF).

Para más información, no dude en ponerse en contacto con un despacho profesional multidisciplinar, especializado en fiscalidad internacional. Desde Pellicer & Heredia podemos analizar su situación fiscal de manera personalizada y asesorarle para llevar a cabo el mejor escenario acorde a sus necesidades.