¿Qué ha cambiado?

Sin duda alguna los miles de afectados por la suscripción de acciones de Bankia están de enhorabuena desde que el pasado miércoles 27 de enero el Pleno de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, de forma unánime, desestimase los recursos presentados por la entidad contra dos sentencias que declaraban la nulidad de las órdenes de suscripción de acciones preferentes por parte de minoritarios.

 

Concretamente,  los dos casos avalados por el Alto Tribunal habían sido examinados por las Audiencias Provinciales de Valencia y Oviedo en la que los demandantes fueron dos matrimonios que invirtieron respectivamente 20.868 euros y 9.997 euros en acciones. Las Audiencias consideraron probado que la información reflejada en la oferta pública “resultó incorrecta e inveraz en aspectos relevantes” y dio apariencia de una solvencia que no se correspondía con la realidad. En opinión de ambos tribunales, ese hecho es, además, independiente de la calificación penal que se le dé a estos hechos o de la autoría que se achaque a quienes resulten responsables.

 

El Alto Tribunal,  en su  argumentación jurídica, ratifica lo dispuesto anteriormente al disponer que hubo error en el consentimiento de los suscriptores al existir desfase entre las cifras del folleto informativo de la oferta pública de acciones y las reales. 

 

Sin embargo el golpe a Bankia ha sido doble porque de otro lado el Supremo también ha rechazado que la causa penal pendiente ante la Audiencia Nacional pueda paralizar las reclamaciones individuales presentadas en la vía civil, dejando así expedito el camino a miles de nuevas reclamaciones y allanando el de los  numerosos afectados que siguen con sus causas abiertas en Juzgados de todo el país, facilitando aún más las posibilidades de que todos los inversores que participaron en la salida a Bolsa de Bankia recuperen el dinero que perdieron.

 

Es importante destacar que en previsión de futuras indemnizaciones, la entidad ha reservado 1.840 millones de euros en sus balances, para hacer frente a esta contingencia, ante la evidencia de la evolución creciente en el número de demandas debido a la inminencia del cumplimiento del plazo de prescripción para ejercitar las acciones pertinentes en el mes de mayo de 2016.

 

Con este decisión, el Tribunal Supremo viene a confirmar las altas cifras de éxito con las que desde Pellicer & Heredia abogados hemos venido trabajando durante estos últimos años, en los que hemos dedicado un gran esfuerzo para lograr la satisfacción de nuestros clientes siempre desde la profesionalidad, experiencia y cercanía que nos ha caracterizado.

 

Animamos a aquellos afectados que aún no han dado el paso a ponerse en contacto con nuestro equipo de abogados expertos para informarles de los pasos a seguir para recuperar su dinero. AHORA MÁS QUE NUNCA ES EL MOMENTO.