Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Pellicer & Heredia

Reclamación de Gastos de Hipoteca

Todavía puede reclamar los gastos de su hipoteca: El Tribunal Supremo está de su parte

Gracias a la Sentencia del Tribunal Supremo STS 705/2015, del 23 de diciembre, la cláusula que impone el pago de los gastos hipotecarios al consumidor ha sido declarada abusiva.

La declaración de la cláusula de atribución al consumidor de los gastos derivados de la hipoteca como abusiva supone, como en el caso de las cláusulas suelo, que los consumidores españoles pueden reclamar la devolución de los gastos de dicha hipoteca.

¿Cuáles son los gastos que se pueden reclamar?

Los gastos derivados de la hipoteca se refieren a gastos como los de notaría, tasación o gestoría, que el consumidor paga en el momento de formalizar la hipoteca.

Concretamente, los gastos hipotecarios que se pueden reclamar gracias a la STS 705/2015 son:

  • Gastos de notaría, tanto por la formalización como por la cancelación de un préstamo hipotecario.
  • Comisiones de apertura y cancelación de un préstamo hipotecario.
  • Gastos de tasación de la vivienda hipotecada.
  • Gastos de gestoría cuando haya sido impuesta por el banco.
  • Gastos de registro por la inscripción de la hipoteca, tanto derivados de su formalización como de su cancelación.

Además, los consumidores pueden recuperar intereses acumulativos desde el momento en que se formalizó la hipoteca.

¿Qué hay de la reciente sentencia contraria a los consumidores?

Probablemente haya llegado a su conocimiento a través de los medios de comunicación que una reciente sentencia del Tribunal Supremo ha fallado en contra de los consumidores en la batalla contra los bancos por la devolución de los gastos hipotecarios.

Lo cierto es que este giro por parte del Tribunal Supremo solo se refiere al Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), pero no al resto de gastos de hipoteca, que pueden seguirse reclamando con la jurisprudencia de parte de los consumidores.

¿Y si mi hipoteca ya está cancelada?

Incluso si su hipoteca ya está cancelada, puede reclamar los gastos del préstamo hipotecario en el que incurrió en su día. Así, no solo son reclamables los gastos de hipotecas activas, sino también los de hipotecas de viviendas que ya se han vendido o en las que se hayan llevado a cabo novaciones.

¿Cuál es el proceso a seguir?

Lo primero es llevar a cabo un estudio de su caso para comprobar qué gastos puede reclamar y, posteriormente, realizar una reclamación amistosa ante el Servicio de Atención al Cliente del banco con el que se firmó la hipoteca.

Son pocos los casos en los que la entidad bancaria accede a la devolución de los gastos, por lo que lo más probable es que sea necesario presentar una demanda judicial de nulidad por la cláusula de gastos hipotecarios ante los Juzgados.

Esta demanda se resuelve mediante un Juicio Ordinario, por lo civil, y el consumidor puede reclamar no solo todos los gastos anteriormente mencionados, sino también los intereses acumulados.

¿Qué documentación necesito para esta reclamación?

Hay tres documentos que son básicos para llevar a cabo una demanda por los gastos hipotecarios.

  • Escritura del préstamo de hipoteca. Si no la tiene en su disposición, puede solicitar una copia simple en la entidad bancaria o en la notaría donde se firmó, aunque lo más común es que el consumidor la tenga en su poder.
  • Facturas u otro tipo de justificante de los distintos gastos a reclamar. De igual modo, lo más normal es que el consumidor tenga estos justificantes de pago, que suelen entregarse anexos a la propia escritura, pero si no fuera así se pueden pedir al banco, a la gestoría que llevó a cabo la operación y, en última instancia, a la notaría, registro y tasador correspondientes.
  • Modelo 600. Si no tiene a su disposición este Modelo de Impuestos, puede pedirlo al banco, a la gestoría o, en el último caso, en las Gerencias Provinciales Tributarias de las distintas Comunidades Autónomas.